Bienvenido a Retroriff. Usamos cookies.

The Monks: «The Transatlantic Feedback»

Publicado el

monkt.jpg

Play loud! anuncia para el próximo día 13 el lanzamiento del DVD de la galardonada película documental MONKS: THE TRANSATLANTIC FEEDBACK. El documental dirigido por Dietmar Post y Lucia Palacios incluye imágenes de televisión y entrevistas relativamente recientes, así como el concierto de reunión que celebraron «los monjes» en la ciudad de Nueva York en 1999. Me sorprende que un documental producido hace dos años y galardonado en los festivales de cine de Würzburg, San Francisco, Leeds, Frankfurt y Milan, llegue a las tiendas con tanta demora pero supongo que entra en la lógica de una banda que vio publicado su primer disco en los Estados Unidos 30 años después de grabarse.

La historia de The Monks se remonta al año 1965 en Berlín, cuando cinco soldados estadounidenses hartos de sevir a su patria, deciden permanecer en la entonces República Federal de Alemania, para formar una banda de Rock con el nombre de «los monjes». Para dar autenticidad a este monacato musical deciden raparse sus cabezas y ataviarse con el hábito del terciario, las cuerdas y los escapularios franciscanos. La música en cambio, poco o nada tiene que ver con cantos gregorianos y tampoco se parece a nada que sonase en la década de los 60. Las estructuras minimalistas y repetitivas de sus canciones nos hacen pensar más en bandas como The Velvet Undreground y otras formaciones de noise rock. Algunos críticos han querido ver a The Monks como la primera banda Punk, incluso el grupo que forjó los cimientos del Krautrock alemán y la música industrial. En cualquier caso estamos ante una banda única en la historia del rock y un documental de obligado visionado.

Valga esta breve introducción como mero ejemplo de cómo se las gastaban en directo. El vídeo fue grabado en 1965 por un programa de la televisión alemana en primetime. Sólo de pensar en la audiencia de la época al ver a cuatro monjes ejecutando esos solos de guitarra a seis manos, se me ponen los pelos de punta…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *