El cautivador paisaje sonoro del diamante mandarín (por Céleste Boursier-Mougenot)

El diamante mandarín además de ser un ave originaria de Australia reconocible por un plumaje de color crema y pico y patas de color rojizo, es el protagonista de la última instalación de Céleste Boursier-Mougenot en su búsqueda por crear paisajes sonoros de la forma más inesperada a partir de sonidos de la vida cotidiana. La instalación consiste en poco más que unas guitarras amplificadas y unas ramitas para facilitar que las aves con sus actividades rutinarias puedan crear un cautivador paisaje sonoro que haría las delicias tanto de Olivier Messiaen como de Derek Bailey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenido a Retroriff. Usamos cookies.