Bienvenido a Retroriff. Usamos cookies.

Metallica «Death Magnetic» suena mejor en Guitar Hero

Publicado el

Inmediatamente después de ponerse a la venta el último álbum de Metallica el pasado 12 de septiembre, los foros oficiales de la banda se han llenado de innumerables quejas debido a la extrema distorsión de sonido que presenta el CD. Esto ha provocado un estallido de reivindicaciones que hace tiempo que los expertos reclaman para que las discográficas dejen de deteriorar la calidad del sonido con su tendencia a amplificar el volumen. Además de una prevista devolución masiva de CDs, los fans de Metallica se han organizado para reclamar que el álbum sea remezclado en mejores condiciones.

La polémica se ha agudizado después de descubrirse que Death Magnetic en versión Guitar Hero suena mucho mejor que su versión CD. Un hecho que ha sido comprobado por Ian Shepherd, ingeniero de sonido y blogger sobre quien basamos nuestro análisis.

Comparación del CD vs Guitar Hero

Esta anomalía responde a una diferente masterización del original para asegurar mejores resultados en la consola, lo cual ha provocado que muchos prefieran escuchar en su reproductor una copia rippeada del juego. Según Shepherd los desarrolladores de Playstation tuvieron acceso al producto original antes de su amplifiación final pudiendo aplicar así su propio criterio de masterización.

Las comparativas gráficas que ha publicado Shepherd en su blog demuestran notables diferencias en las formas de las ondas. El esclarecedor vídeo que ha publicado en Youtube permite observar como el CD ha sido aumentado y comprimido para aumentar su volumen.

La versión Guitar Hero es más limpia porque los picos de las frecuencias han desaparecido en el CD, el sonido del cual es más estático y uniforme. Shepherd concluye su comparativa afirmando que el CD es 10dB más alto que la versión Guitar Hero, y por lo tanto contiene el doble de amplificación. Esto provoca una desagradable distorsión que conlleva incluso malestar durante su audición. En defensa del CD expone una mejor ecualización, lo cual puede deberse a las necesidades específicas de la consola.

La Guerra del Volumen

Desgracidamente la industria de la música está llevando a cabo esta práctica desde mediados de los 90. Oasis y su “What’s The Story Morning Glory” fueron unos de los primeros músicos que decidieron aumentar el volumen. Desde entonces en todo tipo de géneros la batalla por superar al predecesor no ha parado de aumentar. El fenómeno se ha dado a conocer como Loudness war.

Artistas y discográficas opinan que un álbum es mejor cuanto mayor sea su volumen. El sonido está siendo amplificado artificialmente para que pueda competir con el sonido ambiental de los clubs o del coches. La consecuencia cualitativa de este aumento de volumen puede apreciarse claramente en el siguiente vídeo que han preparado desde la web de protesta TurnMeUp.org.

Como podemos ver, las frecuencias más bajas se vuelven más altas, y las que ya eran altas ahora distorsionan. Los picos definen ricos matices sonoros y estos son despreciados en las grabaciones actuales.

La opinión de Metallica

Metallica ha dado un paso más en esta tendencia volumétrica y esto ha supuesto la gota que colma el vaso. En un primer momento el ingeriero de sonido Ted Jensen fue señalado como responsable de la inaudible remezcla del álbum. El aludido respondió que el producto le llegó a las manos en tales condiciones a pesar de no ser de su agrado profesional.

La esperada declaración de Lars Ulrich fue publicada hace varios días en Blender.com. El baterista de Metallica quiso poner punto final a esta controversia alegando que la calidad del sonido es óptima:

He oído que mucha gente se está quejando. He oído el álbum en mi coche durante un par de días y suena de puta madre. No pasa nada con su calidad. Estamos en el 2008 y así es como se graban los discos hoy día.

Internet da a todo el mundo la oportunidad de quejarse. Ser Metallica significa que siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con algo de lo que hacemos. Si James hetfield toma algo para desayunar, siempre habrá a quien eso le disguste. Roles del oficio.

Son por lo tanto Metallica y Rick Rubin los máximos responsables del producto final. El álbum suena tal y como la banda ha querido que suene. Esto deberíamos respetarlo siempre y cuando el álbum sonara bien. Desgraciadamente no es así y los fans están en pleno derecho de reclamar justicia.

Llegaron las reivindicaciones

Un grupo de seguidores ha puesto en marcha una web que pretende reunir el mayor número posible de firmas para que Death Magnetic sea remasterizado. El día 5 de octubre ya se habían adherido 13.000 personas pero Lars Ulrich insiste en que es una cantidad de quejas insignificante. Por lo tanto la campaña sigue en activo para reclutar más apoyos.

Un segundo grupo reivindicativo está organizando un llamamiento para hacer una devolución masiva del álbum enviándolo a las oficinas de Metallica el día 17 de octubre. Es una interesante propuesta que si consigue el apoyo suficiente puede tener una beneficiosa repercusión.

Pero lo más interesante del asunto es la sensibilización que ha acarreado respecto a La Guerra del Volumen. El caso Death Magnetic resulta sumamente interesante porque ha enfurecido a los fans de una manera sin precedentes. A raiz de este suceso se han creado webs como JusticeForAudio.org con el objetivo de detener el exceso de volumen en futuras grabaciones. Esperemos que esto suponga un grave aviso a las discográficas y con ello se alcance una normalización cualitativa. Ya que tal y como reivindica el ingeniero Ian Shepherd: Louder is better, but Too Loud is worse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *